DSCN8976

Una pregunta constante en la consulta es acerca de las elecciones. Las personas se preguntan ¿qué decisión tomar?, ¿cuál es el camino acertado?, ¿qué debo hacer? Están pensando en función de las consecuencias: ” ¿a dónde me va a llevar esta decisión?”

Cuando esto te suceda, te invito  a sentir, no a pensar, porque el pensamiento puede engañarte o confundirte sin darte un dato real acerca de tu decisión. Así que solo respira y  entra en contacto con lo que  sientes.  Ahora pregúntate: ¿porqué quiero hacer esto de esta manera?  Sé honesto y ve quitando capas a tus respuestas, si es que las hay, hasta que llegues a tu motivo primario, el cual será:  miedo o amor.

En la base de todas nuestras elecciones siempre encontraremos a uno de ellos. Y eso hará la gran diferencia en el resultado. Si lo que has decidido está basado en el amor, estarás fluyendo con la vida y la experiencia será de gozo. Si por el contrario te mueve el miedo, aún cuando no tengas claro que así es, habrá resistencia y el resultado te generará, en mayor o menos medida, dolor emocional.

Por ejemplo, en una relación, sabes que a tu pareja le gustaría ir a cierto lugar al que tu no eres muy afecto, te lo ha estado insinuando en varias ocasiones y tu decides que irán. Hasta aquí no tenemos muchos datos, sin embargo si  te das permiso de sentir tu cuerpo mientras piensas en el evento, ésto será un gran indicador de lo que hay debajo de esa decisión. Si cuando piensas en estar en ese lugar, tu cuerpo se siente relajado, cómodo, incluso te emociona, vas por buen camino, lo vas a disfrutar. Pero si tu cuerpo se siente incómodo, en tu estómago, pecho o garganta hay signos de angustia, es más que seguro que decidiste ir por miedo a que tu pareja se enoje si lo haces. Adivina cómo vas a pasar por la experiencia.

Es por esto que a simple vista no podemos saber a dónde nos lleva una decisión, para conocerlo hay que sumergirse en los verdaderos motivos, que con frecuencia se mantienen ocultos, pero que conectados con la honestidad podremos desvelar cada vez con mayor facilidad. Este es el primer paso, luego, si descubres el miedo, lo que ayuda es trabajar con él para traer tu energía de equilibrio de vuelta a ti y que la decisión que tomes, que incluso puede ser la misma, esté generada en el amor.

Cristina Galván

Sesiones personales.  Informes  y citas cris_galvan@live.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s