Hace cosa de 15 años más o menos, la física cuántica ya era para mi un tema apasionante. . Me maravilla cómo se construye la realidad y los diferentes niveles en los que existimos. Somos mucho más de lo que vemos, eso es innegable.  Aún no me he  convertido en una experta del tema, pero continúo con  la fascinación de querer aprender acerca de los saltos cuánticos.

La visión subatómica del comportamiento de las partículas girando sobre su órbita hasta que almacenan suficiente energía para  desaparecer y aparecer en una nueva y superior  ha marcado mi camino de tal manera que mi interés de encontrar la forma de reproducirlo en la vida cotidiana me ha llevado por diversas áreas del conocimiento. Dentro de mi, algo me decía que los cambios personales en lugar de ser lentos y progresivos, pueden ser inmediatos.

La materia está creada por energía, la energía guarda información, y cuando sabemos cómo impactar en esa información almacenada en nuestras moléculas, ADN y todo lo que somos, los cambios pueden ser asombrosos, al grado que la gente les llama milagros.

Después de mi paso por muchas técnicas, disciplinas y áreas del conocimiento,  he sido testigo de cómo un pie plano se arqueó, desapareció una parálisis facial frente a mis ojos, así como también lo he experimentado en mi persona a través de una sesión en la que pude percibir la manera en que la percepción de mi misma acerca de un aspecto particular cambió radicalmente sin tener que elaborarlo de la manera tradicional o hacer algún tipo de insight o ejercicio, solamente impactando en la información raíz de ello.  De lo que trata es  precisamente de cambiar la información que nos obstaculiza y fortalecernos ante aquello que nos debilita, permanecer neutrales y por medio de la neutralidad relacionarnos con cada uno de nuestros temas de vida, lo cual lo hace más sencillo.

Nuestro cuerpo reacciona a la información que contiene, por lo tanto es factible crear armonía y salud si sabemos cómo conectar con esa información y transformarla para hacerlo fuerte al equilibrio. No es necesario vivir una vida con dolor y enfermedad. Vivir en plenitud es una elección.

En seguida se encuentra el comentario de una persona que experimentó los resultados del cambio de información  luego de un desgarre muscular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s