049 ПолинаEl alcance de las malas interpretaciones trasciende muchas áreas de la vida. No se limitan solamente a los malos entendidos en la comunicación interpersonal, sino que generar ideas equivocadas que matizan la manera en cómo nos relacionamos íntimamente con nosotros mismos y con la vida.

Una experiencia cualquiera puede estar llena de ellas. Pongamos un ejemplo. Cuando niños nuestra relación con los padres fue nuestra brújula. Aprendimos a vernos a partir de su mirada. Sabíamos que había cosas que no debíamos hacer porque ellos nos lo decían. Pudimos haber estado muy orgullosos de la vez que conseguimos trepar al gran árbol de la cuadra, nos llevamos incluso un par de raspones y un pantalón roto, pero que felicidad haber conquistado la copa de aquel árbol que en silencio nos retaba cada que pasábamos a su lado. Con aquella alegría y ganas de contar la experiencia volvimos a casa sintiéndonos como súper héroes, no teníamos idea de que al entrar por la puerta de la cocina aquella alegría infinita por nuestro logro se iba a convertir en todo menos en algo por lo que estar orgullosos.  Bastaron dos segundos y una mirada (de reproche y desilusión) de nuestra madre, la cual se centró en el pantalón estropeado que nos acababan de comprar,  para saber que algo no estaba bien, luego el regaño, su tono de voz cada vez más alto y quizás un par de golpes o mandarnos a reclusión a nuestro cuarto,   lo confirmaron. ¿Qué había pasado? ¿En qué momento nuestro orgullo se tornó en vergüenza? ¿Porqué el logro tan magnífico de esa tarde de pronto nos hizo sentir culpa?

Lo que nunca supimos detrás de la historia es cómo se sentía nuestra madre, sus preocupaciones económicas, sus problemas, cómo había sido su día y si la imagen de su hijo arriba de un árbol detonó sus miedos inconscientes,o si dos segundos después de habernos despachado a nuestra habitación se había sentido culpable,  lo único que fuimos capaces de recibir fue una imagen parcial de ese evento en el que probablemente y de acuerdo a factores personales, se generó una idea de que nuestros éxitos molestan a las personas que amamos, que tener éxito nos hace sentir culpables, o cualquier combinación entre la información que se experimentó en el evento.  Todo producto de la mala interpretación de la experiencia, la cual genera secuelas y se suma a eventos similares que corroboran dicha interpretación errónea. ¿Qué crees que pasará en el futuro? ¿Cuál es el pronóstico que se vislumbra de acuerdo a este evento o eventos?  Miedo al éxito. Por lo tanto aún que se cuente con todos los elementos personales para tenerlo, se elegirá no.

Este es solo un ejemplo, las malas interpretaciones no solamente se encuentran en nuestra infancia, nos han acompañado día con día, están presentes cuando asumimos la realidad de acuerdo a nuestra propia experiencia sin ponernos en “los zapatos” de los demás. Cuando pensamos que somos el centro del universo y creemos que todo lo que pasa es debido a lo que hemos hecho. Cuando no tomamos en cuenta al otro y su experiencia.

El problema con las malas interpretaciones es que con ellas vamos creando la percepción que tenemos de nosotros mismos, la idea de lo que somos o no somos capaces de conseguir y en base a ellas vamos relacionándonos y actuando en cada experiencia de la vida. Limitamos nuestras capacidades, aunque están a nuestro servicio, porque hemos creído y asumido que no existen. La autoimagen que asumimos es limitada y por lo tanto estamos desaprovechando talentos y habilidades con los cuales la realidad personal sería diferente.

Las malas interpretaciones pueden eliminarse, así como su efecto acumulado. Esas vivencias pueden “limpiarse” y percibirse desde la neutralidad para acceder a la sabiduría que contienen.

Toma en cuenta de que no se trata de juzgar nuestra educación o formación, cada uno solo puede dar lo que tiene. Los padres no estamos exentos de ello. Lo importante es hacernos conscientes de que nada es inamovible y que  podemos hacer cambios importantes en la realidad presente si vamos al origen que la sostiene. Los cambios son posibles, reales e inmediatos, porque todo está contenido en la información que subyace en la energía que lo crea todo.

Puedes evitar caer en malas interpretaciones siendo consciente de ti mismo y de los demás. No dando nada por hecho, preguntando y expresándote. Cada paso que des hacia la neutralidad es un paso hacia tu bienestar.

 

Cristina Galván.

Sesiones energéticas

Contacto: cris_galvan@live.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s