file7531233893187

Acostumbrados como estamos a vivir en la mente, no es raro creer que tenemos un problema cuando por ejemplo experimentamos sobrepeso, dificultades de aprendizaje, relaciones desequilibradas, deudas, dolor físico o de cualquier otra índole. También solemos pensar que el problema son las personas que no nos entienden, que nos “sacan de nuestras casillas”, los clientes incómodos, los vecinos malhumorados, etc. Y nada de eso es el problema.

Tú quieres experimentar un cuerpo saludable, ágil, flexible, vital, capacidad para poner atención a los detalles, buena memoria, relaciones en armonía, economía saludable, alegría, gozo, pasión por las cosas que haces, llegar a tiempo, etc., y crees que no tenerlo es el problema, cuando solo es el resultado de algo más.

Si únicamente nos enfocamos en un solo plano de existencia, tenderemos a pensar que todo se soluciona en el plano físico, ya que es en él en dónde vemos manifestado aquello que nos perturba.Si esto fuera así, siempre obtendríamos resultados: con una dieta lograríamos perder peso, y cuántas veces las dietas y/o el ejercicio no funcionan, esto es porque olvidamos el resto de las dimensiones en las que existimos: mental, emocional, espiritual… y a las que también obedecemos.

Hasta ahora, en el abordaje de situaciones que afectan el cuerpo llamadas enfermedades, personalmente no he encontrado alguna que sea de origen físico, lo que me recuerda que en una clase nos comentaba John Grinder (co-creador de la PNL) que hasta esa fecha en que yo tomaba sus cursos (1999) de todas las personas con las que había trabajado no había encontrado una sola enfermedad  física.  Por su puesto que la enfermedad se manifiesta en el cuerpo, pero su origen está en una parte distinta al cuerpo.

En el tema de las relaciones, sucede algo similar,  no es la otra persona tu problema, el que no te entienda o no te trate como quisieras, es algo más que genera que una y otra vez te encuentres repitiendo la misma historia con diferentes personajes.  Como diría el Dr. Ihaleakalá Hew Len ( Hoóponopono ), ¿no te parece sospechoso que cuando hay un problema siempre estás tú?  A lo que se refiere con ello es que cuando algo parece no funcionar en tu vida no depende de factores externos a ti, sino a elementos que tu llevas encima (información) con los cuales empatas con las experiencias de tu realidad.

No son solo tus aprendizajes sobre la realidad, en muchas ocasiones estás conectado al conmutador de la consciencia colectiva en donde hay mucha información equivocada de sufrimiento, dolor, enfermedad, escasez. Desconectarte de ello te da un espacio de libertad para generar resultados diferentes.

Por ello, si es menester cambiar algo para cambiar tu realidad, eso debe ser cambiado en ti.

 

Cristina Galván

Facilitadora de procesos de cambio

Sesiones vía skype

Informes y citas al correo cris_galvan@live.com.mx

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s