keep-calm-and-let-karma-finish-it-32

Según los expertos en cuestiones lingüísticas, karma es un vocablo de origen sánscrito que se traduce al español como “acción” o “hecho”.

Para entenderlo nos ayuda recurrir a la tercera ley de Newton: a toda acción corresponde una reacción en sentido inverso y con la misma intensidad. Simplificando podemos decir que   todo lo que sale de ti, regresa a ti.  La energía que emana de ti  vuelve a ti, porque toda energía busca su resolución.

Sin embargo el karma  está para ser liberado, no necesitamos continuar en su círculo.  No está para ser cobrado ni pagado, se puede liberar en cualquier momento.

Para liberar el karma es importante perdonar  y olvidar de manera incondicional, ser consciente de que todo ha sido parte de una experiencia y como tal no hay víctimas ni victimarios, ambas partes jugaban un rol dentro de la obra de la vida con el propósito de aprender algo y superarlo, por lo tanto no hay deudas ni por pagar ni por cobrar.

Hay ocasiones, incluso que el Karma no es tuyo, sino que es de tus ancestros y lo asumes como una manera de que sea pagado, pero no es necesario, tú no necesitas el sufrimiento en tu vida.

El problema con él es que al no darnos cuenta de su presencia, no sabemos cómo mejorar  nuestras relaciones. El porqué de los accidentes u otras situaciones desagradables y graves ante las que no quisiéramos pasar. Si nos adelantamos, eliminándolo,  podemos evitar muchas de ellas.

Idealmente deberíamos revisar si tenemos karma con cualquier persona con la que tengamos relación: padres, hermanos, pareja, hijos, jefes, subordinados, compañeros de trabajo, clientes, proveedores, servidores públicos, maestros de nuestros hijos, vecinos, etc.. Liberarnos de todo aquello que de manera directa o indirecta cargamos para pagar o cobrar mejorará considerablemente la calidad de nuestras relaciones.

También es una práctica sumamente productiva liberar el karma con aquella persona que llama tu atención afectivamente y con quien te gustaría establecer una relación de pareja. Las personas coincidimos para tener la oportunidad de dejar las cuentas en ceros. Y cuando lo haces, de manera armónica, en una sesión de liberación de karmas, ambas personas quedan en disposición de elegir en libertad compartir o no la experiencia de vida. De otra manera, si la relación se basa en el karma, tendrá un inicio maravilloso y se tornará en conflicto y drama.

Cuando vas a elegir un socio, empezar un nuevo semestre escolar, hacer alianzas comerciales, etc., es realmente productivo eliminar todo aquel karma directo o indirecto que haya entre los involucrados. Sucede la misma situación que la que explicaba antes de las relaciones de pareja, al quitar la condición de deuda que se encontraba bajo la superficie y que generó su encuentro, los vínculos se generan sobre la libertad.

Cristina Galván

Solicita tu  sesión al  +52 1 871 743 76 02  de whatsapp

Correo electrónico: cris_galvan@live.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s