objetivos

Hay dos formas en las que una persona puede motivarse:

  • Por alejamiento de lo que no quiere, o
  • Acercándose a lo que si quiere

Analizando ambas formas, encontramos que los resultados que brindan son muy distintos y  aunque en apariencia podríamos decir que se trata de lo mismo, en realidad no es así.

Cuando  te pones una meta, la razón por la que la elijas importa mucho. Puede ser tu meta bajar de peso, mejorar tu relación de pareja, hacer ejercicio, tener más dinero, o la que tú quieras.  Respira profundo, siéntela por un momento y pregúntate cuál es la razón de que quieras eso. Si tu respuesta fue: – No quiero estar gorda, no quiero peleas con mi pareja, no quiero este problema de salud, ya no quiero más deudas, no quiero…., tu motivación está fundamentada en algo que te incomoda y de lo que deseas  alejarte. Si, por otra parte, las respuestas versaron sobre: – Quiero verme bien, quiero disfrutar de mejor comunicación con mi pareja, quiero mejorar mi condición física, quiero viajar por el mundo, etc., estás motivándote por algo que deseas.

¿Cómo impacta en los resultados una y otra formas?

Si lo que te mueve es alejarte de algo, al principio verás que lo haces con rapidez, ya que estás en cercanía de eso que no te gusta, pero conforme te alejes, esa fuerza de motivación irá disminuyendo y como lo vas perdiendo de vista, poco a poco irás deteniéndote y serás de nuevo arrastrado hacia donde te encontrabas antes y así empezarás de nuevo.

Un ejemplo de esta forma es cuando estando bajo mucho estrés o una situación desafiante que te rebasa, sientes la necesidad de buscar algo que te ayude a sentirte mejor, pero cuando la tensión baja aunque sea un poco desistes en el intento de mejora, porque aquello que te movía ya no está presente.

Si lo que te motiva es a donde llegarás, entre más cerca estés de conseguirlo, tu motivación será mayor, porque la fuerza de atracción se encuentra en frente de ti. Es el caso de cuando tienes claro lo qué si quieres y te comprometes con ello, por tanto vas a buscar las maneras de conseguirlo sí o sí.

Vemos entonces que a la hora de elegir un cambio es mucho más productivo el enfocarte   en aquello que lograrás o en la persona en que te quieres convertir.

Si hasta ahora has estado enfocado en alejarte de lo que no quieres, sabrás porqué te cuesta tanto alcanzar la meta y porqué has iniciado muchas veces el camino a conseguirlo y lo has abandonado casi en seguida. Pregúntate ahora ¿realmente qué es lo que quiero? y si estás dispuesto a conseguirlo.

 

Cristina Galván

Sesiones personales.  Informes y citas cris_galvan@live.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s